sábado, 18 de junio de 2011

CONFEDEDERACIÒN GENERAL DEL TRABAJO RESPUESTA FIRME A LOS ABUSOS DE LA ONG JUSTICIA Y PAZ



Por defender la autentica comunidad negra y hacer el informe ejecutivo sobre la Situación actual de las comunidades negras CGT en la mira del CARTÈL HUMANITARIO

OTRO GOLPE DE......


FRASE DEL DIA

"la ética del bien común surge en conflicto con el sistema porque no es derivable de ningún calculo de utilidad, el bien común se destruye en la medida en que toda acción humana es sometida a un cálculo de utilidad, Franz Hinkelamert"




UNA MENCION ESPECIAL AL DOCTOR JULIO ROBERTO POR SU VALOR CIVIL AL DENUNCIAR LOS CRIMENES DEL TERRORISMO HUMANITARIO Y SOLIDARISARSE  CON LAS NECESIDADES REALES DEL PUEBLO NEGRO

INFORME EJECUTIVO OIT


AVANTI SE SOLIDARIZA TOTALMENTE CON LOS HERMANOS DE LA -CGT-


http://vozdelaraza.blogspot.com/2011/06/justicia-y-paz-arremete-contra-la.html

jueves, 16 de junio de 2011

ASÍ FUNCIONA EL CARTÉL "COMISION INTERECLESIAL DE JUSTICIA Y PAZ" EN EL MINISTERIO DEL INTERIOR


"Así se roban las ONG la  representación de los afrodescendientes en complicidad con los funcionarios corruptos del ministerio del interior.


Primero 


(CLICK SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR)



SEGUNDO (así se cocina)


Comunicado Pagina Comisión Intereclesial de Justicia y Paz http://justiciaypazcolombia.com/Carta-de-comunidades-de-Curvarado

Carta de comunidades de Curvaradó yJiguamiandó sobre preocupación en el auto de la Corte Constitucional

Martes 24 de mayo de 2011 (Fecha de publicación)
0Share


Carta de los integrantes de los consejos comunitarios que hacen parte de Zonas Humanitarias y Zonas de Biodiversidad del Curvaradó y Jiguamiandó, donde manifiestan sus preocupaciones ante el Auto del 18 de mayo de 2010, momentos antes de iniciarse los censos ordenados por la Corte Constitucional.
Zona Humanitaria de Pueblo Nuevo
22 de mayo de 2011
Nosotras y nosotros los miembros de los consejos comunitarios que hacemos parte de Zonas Humanitarias y Zonas de Biodiversidad del Curvaradó y Jiguamiandó, reunidos en la comunidad de Pueblo Nuevo, Jiguamiandó-Chocó , el 21 de mayo del 2.011, nos dirigimos a la opinión pública para expresarles nuestras preocupaciones en el marco del cumplimiento del AUTO del 18 de mayo del 2.010, en momentos en que está a punto de iniciarse el desarrollo del censo ordenado por la Corte Constitucional en nuestros territorios.

1- La presencia de operaciones de grupos paramilitares a partir del 9 de abril del 2.011 que han sido vistos en los caseríos de Quebrada Montería, Despensa Baja, El Guamo, El Tesoro, Gengadó, Brisas, Andalucía, Camelias, No hay como Dios, Villa Luz y en esta última se presentó desplazamiento de 11 familias.

Estas operaciones se han realizado en los entornos de las Zonas Humanitarias de El Tesoro, El Tesoro Camelias, Caño Claro Andalucía, y Nueva Esperanza

2- En la preidentificación dijeron que hay 360 familias en el casco urbano de Carmen del Darién para ser censadas en el primer anillo y 400 que están fuera del Municipio para se censadas en el segundo anillo como se ha llamado. De acuerdo con el reglamento de los Consejos comunitarios y los mapas que hemos levantado, consideramos que solo tienen derecho a decidir las familias que tienen tierras dentro del territorio. Así no se ha definido con claridad por parte del Estado quienes son los que tienen derecho a decidir sobre el territorio colectivo.

3- Otra preocupación es el desacato de la orden de desalojo por parte de los invasores ya que estos están destruyendo las últimas reservas forestales que dejaron las empresas y están sembrando cultivos extensivos de plátano con apoyo de la empresa Banacol en la Zona de Biodiversidad “Isaac Tuberquia”. Además de esto han atentado contra la seguridad alimentaria de las comunidades impidiendo la siembra de cultivos para el auto sostenimiento, es de notar que estos invasores fueron trabajadores de las empresas palmicultoras y esta estrategia de las invasiones se sigue ampliando en Caracolí en la finca del Señor Ausberto Tobar. Igualmente continúan las antiguas invasiones que se hicieron hace más de tres años Andalucía.

4- El papel de la Fuerza Pública cuando organizan los operativos para brindar seguridad a los funcionarios del Gobierno, no siempre ha respetado el control perimetral impidiendo la distinción de nosotros como población civil en medio del conflicto armado que vive Colombia.

5- La afirmación que en la reunión del 12 de mayo en Apartadó para hablar de la seguridad para el cumplimiento del Auto de la Corte Constitucional hizo un mayor de la brigada 17, según la cual, las desmovilizadas Karina y Carmenza estaban trabajando con ellos y que vendrían judicializaciones. Esta afirmación nos hace pensar nos hace temer en montajes judiciales a nuestros y nuestras lideres que mas se han destacado en la exigencia de restitucion de tierras.

6- Manifestamos nuestra preocupación por el reconocimiento que le ha hecho la directora de Asuntos para comunidades negras del ministerio del interior y de justicia a Germán Marmolejo desconociendo el Auto del 18 de mayo del 2.011 donde dice que no hay representante legal en la cuenca de Curvaradó.

7- El desacato a la tutela que ordena el destaponamiento del río Jiguamiandó en su cauce natural; el desacato al Auto de la Corte constitucional que ordena al gobierno que suspenda toda actividad empresarial . llamase ganaderas, plataneras, palmeras etc.

Queremos insistir sobre las medidas materiales que hemos solicitado en la reunión del 21 de mayo del 2.011 en Apartadó , tales como celulares, satelitales y en medios de transporte como algunos motores, botes y algunas motocicletas.

Solicitamos a nuestras amigas y amigos de la comunidad nacional e internacional que nos apoyen, solicitando al gobierno solucionar estas situaciones de preocupación, las que si no se resuelven hacen que no haya una verdadera posibilidad de desarrollo del censo, de la elección de junta directiva del Consejo Mayor de la Cuenca del Curvaradó ni una restitución efectiva de los territorios, tal como lo ordena la Corte constitucional; queremos insistir que el gobierno tampoco ha dado respuesta a las solicitudes materiales en materia de prevención protección.

Seguimos todas y todos firmes en la afirmación de nuestros derechos, caminos de dignificación y de paz con justicia.

Tercero (así se Sirve)




(CLICK SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR)


INDIGNANTE!

El Cartél " Comisión intereclesial de justicia y paz"se paso por encima la ley una vez mas!!!


martes, 14 de junio de 2011

CARTA ABIERTA A TARSICIO MORA GODOY -SINDICALISMO MILITANTE, FRENTE AL MAMERTISMO-





CARTA ABIERTA A TARSICIO MORA GODOY




Hemos de precisar que nos dirigimos en primera persona a usted señor Mora Godoy, porque sabemos que usted no representa a la totalidad de los compañeros afiliados hoy a la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, y que por el contrario cuando usted se expresa frente al diario acontecer de los trabajadores colombianos, lo hace en nombre del consabido grupúsculo electivo que usted personifica y de los apetitos electorales, no satisfechos aun, que usted y su escasa cauda representan.

Así mismo sabemos de las presiones que un mal llamado Sector  Clasista, que actúa al interior de la CUT, ejerce sobre la conducción de la central en pro de postulados tales como el de que mientras más miserables sean las condiciones de los trabajadores, mejor abonado estará el camino de la revolución y de la toma del poder. Es a estos sectores, que personas sin criterio como usted se debe, en primer lugar para no  desaparecer del escenario sindical y en segundo término para continuar en la brega por alcanzar algún día sus aspiraciones político-electoreras que son las que verdaderamente le trasnochan.

Hace mucho tiempo señor Mora, que usted dejo de representar los intereses de la Clase Trabajadora colombiana, recuerde las discusiones del salario mínimo legal, para que ahora venga ahora a enlodar la imagen de la Confederación General del Trabajo, CGT,  y de su Presidente el Compañero Julio Roberto Gómez Esguerra, por el simple hecho de que la Confederación y sus voceros han alcanzado espacios rutilantes en los diferentes escenarios tanto nacionales como internacionales, otorgados por los propios trabajadores ,y que usted y sus áulicos tanto envidian, pero que por su mediocridad y mamertismo insulso jamás alcanzaran.

Son ustedes, señor Mora,  en gran medida, responsables también del descredito que hoy vive el movimiento sindical colombiano, puesto que nada les sirve, si algo logramos, como la Actualización del Acuerdo Tripartito suscrito por el gobierno de Colombia,  las centrales obreras, entre ellas la CUT y los Empleadores en junio de 2006, inmediatamente corren a poner en la picota pública, a quienes se atreven a impulsar compromisos de manera acertada, pero consciente de que falta mucho por conquistar y avanzar en la lucha de los trabajadores colombianos. En el tiempo que usted y sus camaradas llevan   al frente de la CUT, no le hemos conocido una sola propuesta que concite siquiera una discusión a nivel nacional y menos algún planteamiento que construya unidad en torno a alguno de los muchos problemas que aquejan al pueblo colombiano en general o a la clase trabajadora en particular.

Reconozcan, señor Mora que lo que realmente sucede es que usted y su sector, mantienen en permanente campaña electoral, en busca de lo que otros colegas suyos si han alcanzado, ya sea en el Congreso de la República, en las corporaciones departamentales o municipales  u otras instancias del poder público, que para usted en particular le  han sido esquivas por la mezquindad con que conciben los asuntos políticos, económicos y sociales del país.

Cuando la CGT y su vocero en Ginebra expresan “ … debemos manifestar una vez más, nuestras preocupaciones  en torno a la persistencia de conductas anti sindicales las cuales se expresan en la muerte de sindicalistas, el despido para quienes se atreven a conformar un sindicato, la negativa, en muchos lugares, para que los trabajadores  puedan acceder a la negociación colectiva, generando de esta forma, un clima de incertidumbre en la clase trabajadora; tal vez sea necesario tener en cuenta que en Colombia el derecho a la huelga prácticamente ha desaparecido.” ¿Donde se está  contradiciendo la concepción de la defensa de la clase trabajadora como ustedes lo manifiestan en  su comunicado de junio 3 del año en curso?

Lamentablemente el sector encabezado por usted al interior de la CUT, en esa arcaica concepción de que, o es todo o no es nada, en cuestiones sociales, ha llevado a los trabajadores colombianos a todo lo contrario de  su demagógico eslogan, donde dicen trabajar por la unidad del sindicalismo colombiano.

Reciba usted y quienes  le acompañan un llamado a revisar su accionar, para así sacar al movimiento sindical colombiano de la profunda crisis que hoy lo aqueja, por conductas execrables de sus enemigos, pero también por gestiones equivocadas de quienes dicen defenderlo. Es el momento de buscar soluciones reales a la problemática de los trabajadores que esperan de nosotros menos discursos y más realizaciones.



Bogotá D.C., junio 10 de 2011






COMITÉ EJECUTIVO

             

viernes, 10 de junio de 2011

EL PRECIO DE LA DIGNIDAD

Por Edouardo Romano

Cuál es el precio de la dignidad?, a caso son la migajas de las mesas parlamentarias o partidistas, o serán las mediocres prebendas a cambio del comprobante de sufragio, no quizá sean los impuestos regalo de la corrupción al fiel borrego que asiente con la cabeza, dispuesto a defender su miserable "statu quo".

Cuál es el precio de la dignidad?, a caso una ley de víctimas que desconoce las raíces de la guerra haciendo discriminación “positiva (para la Revolución comunista eso sí)” de victimas.


Hermanos la realidad es una, HAN DESCONOCIDO NUESTROS DERECHOS SUFRIMOS LA FALTA DE ESTADO, UN VACIO DE MORALIDAD Y UNA DICTADURA “POLÍTICAMENTE CORRECTA” comprometida en negociar nuestro futuro con los asesinos de nuestros compatriotas.

Ley de justicia y paz? Una corrupción alcahuete, soportando la desidia de los desmovilizados quienes amenazan con volver a los grupos armados si su desfachatez no es pagada por el erario público, hasta cuanto tenemos que soportar al guerrillero de ayer imponiendo la impunidad como ejemplo de moralidad “humanitaria” .

Negros e indígenas, unas minorías desconocidas por el estado, instrumentalizadas por la izquierda, y acaparadas por la “ONG” espada del “terrorismo humanitario”

Nos han burlado, se acostumbraron a pisar nuestras cabezas, creando FRENTES NACIONALES cada vez que una nueva voz se alza para denunciar sus constantes abusos.

Una oligarquía dispuesta tranzar con el diablo para seguir en el poder SANTOS Y LOPEZ , una vez más a la cabeza de “izquierdas y derechas “y los colombianos ingenuos siguen gimiendo, creyendo en pactos de unidad nacional, haciéndole el juego a la mentira, la estupidez y la cobardía.

Hasta cuando seguiremos creyendo que el país solo se construye alrededor de caciques ratas miserables, cuya corbata cambia en razón de la madriguera que los cobija.

EL CONSERVADURISMO MINTIO, EL LIBERALISMO MINTIÓ, EL URIBISMO MINTIÓ, LA IZQUIERDA MINTIÓ

Solo somos un numero de encuesta un índice de opinión o de consumo, el cual no será respetado hasta que demuestre con hechos políticos que siente, piensa y está dispuesto a sacrificarlo todo por la justicia .

La falta de conciencia, el egoísmo. El oportunismo nos impide observar nuestro potencial el poder de nuestros corazones, hace unos años éramos un suave rumor hoy somos escuadras, cientos de grupos comprometidos con un ideal, el freno civil a la avanzada terrorista y al despotismo partidista que nos mintió.
Debemos unirnos, mantener la voz crítica, denunciar en cada espacio, unir estudiantes, obreros, operarios, empresarios, amas de casa, desempleados, soldados y suboficiales, este es nuestro corazón.

Cambiaremos nuestra situación política, tenemos una responsabilidad ante la historia.

Ellos son la generación del M-19 , tienen el poder y los medios de su lado, NOSOTROS NO! Debemos levantarnos y hacer sentir nuestra voz en los antiguos métodos, el cartel, la calcomanía, el cuadernillo, el foro político y la protesta.

FRENTE A LA REVOLUCIÓN COMUNISTAS, REVOLUCIÓN NACIONALISTA!

FRENTE A LA CORRUPCIÓN DEL SISTEMA DE GOBIERNO, DENUNCIA POPULAR EN MARCHA!

Cuál es el precio de la dignidad, no se ustedes pero nosotros decimos que es invaluable y que solo asesinándonos podrán tomar nuestros despojos.

COLOMBIA DESPIERTA YA!

RESPETO, LA SOLUCIÓN SOCIAL AL COMUNISMO

Por. Edouardo Romano

Manipulación de masas, quizá nada me ha intrigado más que la expansión y adopción en masa de las ideas insurgentes en la realidad colombiana, ideas que asolan hace ya más de medio siglo nuestra amada tierra, es sorprendente ver la cantidad de campesinos, estudiantes, obreros, personas de toda condición social sexo y raza, que de una u otra forma se ven encaminados en la senda de la barbarie mecánica, cabe decir que muchos de los casos obedecen a las modas revolucionarias, en los casos de los citadinos y aquellas “clase intelectual “que se ufana de su remedo marxista”, señalando con aire de superioridad y de conmiseración a quien critica su “moda religión” , otros por imposición, por miedo o por desconocimiento de la realidad guerrillera.


Todos ellos son preocupantes, pero confieso que hay unos casos que me hacen reflexionar, más que otros, por ejemplo el caso del guerrillero analfabeto común o carne de cañón?, el campesino u obrero, aquellos que muchas veces portan en sus uniformes estandartes y insignias las cuales incluso desconocen.

Es aquí donde nos surge un interrogante, cual es la razón que da cabida a esta doctrina de odios cuna de masacres y de sin razón ideológica?


UN PUEBLO SIN ODIO NO CULTIVA COMUNISMO

En qué punto se engendra el odio que abona la tierra para que florezca la lucha de clases, punta de lanza de la “burguesía marxista” bien pensante enamorada de la leyenda romántica revolucionaria, la cual no solo desconoce la realidad obrera y campesina sino que además sobrestima y pisotea al pueblo que creen proteger justificando la muerte de hombres, mujeres y niños en pro de su revolución.

Unos dirán que es la injusta distribución de la riqueza, otros dirán que son las reformas laborales…etc., aunque es cierto que estos podrían ser factores determinantes, no creo que sean la razón en sí,, “el hombre común no lee Marx” por mi parte he llegado a la conclusión que es la falta de RESPETO el constante trato de “mierda” injusticia que oprime el alma, la cual se lamenta en silencio con cada día que pasa, la humillación que reprime al hombre, salarios de hambre acompañados de burlas, gritos y reproches.

Como no hartarse del comedero de mierda, de levantarse a las cinco de la mañana y acostarse a las ocho sin poder disfrutar tiempo con los hijos, la esposa, las personas y actividades que alimentan el corazón del hombre.

Como no cansarse de que le descuenten “maricadas”, del tarro de propinas culo, de la palmadita marica en la espalda y el clásico memorando, no poder estudiar, amar compartir crear o superarse?
Escoger entre trabajar o estudiar!

Es justo en este punto donde aparece un fulano hablando de justicia y aparentemente comprometido con la realidad del trabajador, el peón o el obrero, engañando con embustes la credulidad de aquel que solo le queda la rabia y el sin sabor de la injusticia que impone la falta de estado en su vida.

Como no comerle cuento a las ONG y los partidos que instrumentalizan, la ignorancia y la impotencia para crear la inestabilidad propicia para concretar sus planes de dominación.

“La barbarie del comunismo no está en sus ideales, está en las herramientas que utiliza para alcanzarlos.”
Lastimosamente esta es la realidad de más del 70% de la población colombiana, un caldo de cultivo inmenso para las ideologías del odio, la corrupción, la traición, la miseria, el analfabetismo entre otras cosas.

“La cuestión no es repartir favores, es cuestión de restaurar derechos diría un gran hombre”

Y es que sin respeto que se tiene?, que pasa cuando el estado desprotege al ciudadano, cuando lo entrega en manos de ALMACENES COMO EL ÉXITO CARREFOUR ENTRE OTROS, quienes contratan a jóvenes llevados por la necesidad a cambio de la “oportunidad de poner un tarro en una caja registradora y vivir de la caridad de la gente (este es solo un ejemplo de cientos)

Qué pasa con un estado que no educa, que no castiga los abusos socio laboral?

Por supuesto hay excepciones, pero pues la realidad es que la falta de una cultura fraternal y humana golpea el corazón del hombre y su dignidad, la única razón que moviliza un noble corazón humilde a empuñar un arma y defender, los intereses mezquino de una mentira convertida en “leyenda” como nos han pintado al comunismo.

Igualdad de oropel, porque en el comunismo solo hay igualdad para uno solo, “EL PARTIDO” y el partido son sus líderes.

Así que la invitación es a combatir al comunismo, pero sobre este es combatir su caldo de cultivo la injusticia y la falta real de oportunidades y de derechos.

Por un estado que eduque al empresario y proteja los derechos de los trabajadores, Solo necesitamos leyes justas, por que el tesón de nuestro pueblo generara el desarrollo.

La consigna es no tragarse los discursos enteros, hay que reflexionar las razones de quienes atizan esta guerra porque al final quienes pelean y mueren son los rasos, los números de la encuesta, los manipulables.
Hermanos hoy tenemos hambre, hambre de Nacionalismo autentico en marcha por la restauración moral y social de la nación.

En nuestras manos está el cambio.

jueves, 9 de junio de 2011

EL GOBIERNO SANTOS ME CUELGA LA LÁPIDA

Por Ricardo Puentes Melo

A pesar de los consejos de mis amigos para que denunciara ante el mundo, siempre he soportado con estoicismo las múltiples amenazas contra mi vida y la de mi familia, que me llegan religiosamente desde hace varios años, y Dios sabe que entre mis confidentes pocos las han escuchado. Esta reserva se debe a que no me gusta la vocación de mártir ni tampoco he querido dar oportunidad para que algún demente –de esos que pululan en nuestra sociedad- aproveche amenazas ajenas y ajuste cuentas conmigo o, lo que es peor, con mi familia.

Pero finalmente he entendido que denunciar abiertamente, no sólo las amenazas sino también la negativa del gobierno Santos para brindarme protección, es la mejor manera de exponer ante la opinión pública la situación de indefensión de quienes nos ocupamos en revelar lo que los corruptos y otros mafiosos luchan por esconder.


La decisión que tomo hoy es, ni más ni menos, definitiva en mi vida y en la mi familia, que es la que se ha llevado la mayor cuota de sacrificio en este ministerio que escogí sin que fuera decisión ni de mi esposa ni de mis pequeños hijos cargar con la cruz que les he obligado a llevar durante estos años.

Cuando empecé a publicar sobre las relaciones del Polo Democrático con las FARC, sobre los contratistas guerrilleros durante la alcaldía de Lucho Garzón y sobre la corrupción enorme en el Concejo de Bogotá, siempre aliado de los atracos al presupuesto de la ciudad, no tardó mucho para que empezara a recibir llamadas y correos amenazantes. A nada de eso le presté mucha atención, y hasta me divertía la torpeza de los “anónimos” porque investigué algunas llamadas y mensajes encontrando que provenían directamente de la administración distrital

Lo que cambió dramáticamente mi vida, fue el secuestro de mi hijo, de escasos tres años de edad en ese entonces, justo después de una llamada que pude descubrir que se había hecho desde unas cabinas telefónicas en la esquina del lugar donde mi hijo fue raptado.

Quienes son padres pueden imaginarse el grado extremo de angustia y dolor que experimentamos con mi esposa. No hay palabras para describirlo.

En esa ocasión llamé a la Policía, a pesar de que tiempo atrás doce hampones de esos intentaron asesinarme debido a las denuncias que hice ante la Dirección General por corrupción de varios agentes y su superior, un Mayor de apellido Castañeda que comandaba la estación Segunda de Policía en esa época. Tuve que llamar a la policía a pesar, también, de que en sus bases de datos habían colocado mi número de cédula con el nombre de un peligrosísimo criminal que estaba siendo buscado por homicidio y no sé qué más cosas. Obviamente, con el propósito de que quien me solicitara documentos en cualquier lugar, tuviera licencia para dispararme.

Confié en la policía por pura necesidad. Pero ellos me dijeron que no podían hacer nada para recuperar a mi hijo hasta después de 72 horas. Con horror les supliqué que hicieran algo de inmediato… les dije que en 72 horas mi hijo podría ser violado, descuartizado, quemado o lanzado en cualquier basurero después de ser asesinado. Pero mis ruegos no obtuvieron respuesta de quien atendía en la línea 112.
Por fortuna, la acción solidaria de la ciudadanía logró que pudiéramos recuperar a nuestro hijo sano y salvo. Aunque sin acción alguna de las autoridades.




Alejandro, sufrió el secuestro

Las amenazas se extendieron a mis otros hijos. Una llamada que recibió mi esposa, haciéndole saber que conocían la ruta al colegio de Irene, mi hija de 5 años, así como todo el itinerario de nuestros días, nos obligó a sacarla del colegio y a encerrarla junto a sus hermanitos entre cuatro paredes. Así han estado desde hace ya seis años.

Desde ese momento, mi esposa y yo iniciamos un viacrucis, trasteándonos como gitanos de un lugar a otro, sometidos también por la encerrona financiera que ejercían mis detractores cancelándome contratos, haciendo presión para que “recapacitara” y abandonara mis investigaciones periodísticas, enviándome amigos y conocidos para que intentaran razonar conmigo dejándome ver que si yo continuaba ese derrotero, mi esposa e hijos sufrirían las consecuencias.

Hablé con mi esposa y ella decidió apoyarme en mi decisión, a sabiendas de que tiempos peores se avecinaban.

Efectivamente, en estos últimos años hemos perdido todo, menos la dignidad. Nos han seguido a cada lugar que nos trasteamos, me han propinado golpizas, me siguen llamando, me siguen escribiendo amenazas, me han apuñaleado, me han cercado –junto a mi hijo mayor- para matarnos a machete y bala, y ni aún así la policía ha tomado cartas en el asunto.

En esa ocasión, cuando un grupo de hampones (que manejan el negocio de las drogas en un lugar del centro de Bogotá) nos iban a dar machete y bala acusándome de “estar calentando el parche” y de burlarse de mí cuando yo estaba llamando a la policía por teléfono (me dijeron: “no sea huevón, si esos pirobos son nuestros”) la respuesta de los agentes de policía a quienes llamé, fue: “tranquilo, no ponga denuncia que nosotros arreglamos eso”. No sé si arreglarían o no, pero en dos ocasiones se entraron a mi casa con el evidente deseo de hacernos daño, y una tercera ocasión se estaban entrando por el techo. Mi única explicación para que no nos haya sucedido nada, es que Dios nos cuida.

Por supuesto, coloqué denuncios en la Fiscalía General de la Nación, anexando cientos de correos con direcciones IP, con remitentes conocidos públicamente, de guerrilleros amnistiados, de miembros del Partido Comunista, etc. Pero la Fiscalía archivó el caso a los pocos días sin darme ninguna explicación. Pero yo tengo la explicación: complicidad. ¿Qué otra explicación puede haber cuando, en vez de recibir protección, hemos sido objeto de allanamientos policivos..?

He tocado todas las puertas posibles. Incluso acudí a la FLIP, en ese entonces dirigida por un sujeto llamado Orlando quien poco después pasó al portal “La Silla Vacía” desde donde me acusaron de pertenecer a la extrema derecha que atacaba ‘infamemente’ a Juan Manuel Santos. Sobra decir que “extrema derecha” o “derecha dura” son términos para referirse a una facción extremista que usa la violencia, el terrorismo y el asesinato como recursos válidos para imponer una causa.

La FLIP no ha dudado en publicar boletines de prensa denunciando cuando un soldado impide el ingreso a zona restringida de un periodista de Telesur, pero nada de lo que me ha sucedido ha ameritado siquiera una línea de ellos. Luego de que se fue el tal Orlando de la dirección de la FLIP, llegó Andrés Morales, con quien me entrevisté. Morales se ha mostrado muy amable conmigo, y parece que entiende la situación. Pero sigo sin comprender por qué razón mi caso no ha merecido una nota de protesta de la FLIP.


Sarah e Irene... han tenido que sufrir persecución sin entender por qué. También están en la mira de los bandidos. Y el gobierno no hace nada para protegernos

Acudí también a la Sociedad Interamericana de Prensa, SIP. Allí contacté a Ricardo Trotti quien perdió el interés cuando descubrió que la familia Santos era objeto de mis editoriales. Y puedo entenderlo ya que el señor Trotti es amigo personal de Enrique Santos, hermano del presidente, y quien fuera presidente de la SIP. Varias veces Trotti, fingiendo no recordar mi solicitud de apoyo, me pedía que se la enviara nuevamente. Cuantas veces la solicitó, igual de veces se la envié… Hasta que se cansó de decirme lo mismo y dejó de contestarme.

Escribí a la OEA, a la ONU, a ACNUR, Amnistía Internacional, a “Reporteros Sin Fronteras”… pero pronto descubriría que todas estas –y las anteriores- estaban en manos de la izquierda y que no les interesa nada que muestre como víctimas a sus opositores.

Hasta El Espectador publicó un editorial donde se me acusó de propagandista negro, a sueldo de quién sabe qué intereses malignos.

Pensé que en el Ejército Nacional encontraría solidaridad, ya que es la institución que defiendo de tiempo completo. Pero allí no encontré el esperado apoyo. Es más, en sus tiempos, el general Suárez Bustamante me quería encontrar pero para castigarme por las denuncias que hice en su contra; y ahora el general Vargas Briceño, quien me califica de “ese hijueputa no sabe con quién se metió”, es el segundo comandante del ejército. Así que tampoco hay esperanza por esos lados.

Cuando se conoció mi petición de protección en el Ministerio del Interior y de Justicia, una fuente de mucha credibilidad, que me aprecia y estaba presente en ese momento, me cuenta que en plena reunión entre el ministro Vargas Lleras, su viceministro Samper y unos altos mandos militares, se dijo, refiriéndose a mi llamado de auxilio: “Que coma mierda ese hijueputa..!”.

La única entidad que inclinó su oído ante mi situación, fue la “CPJ’s Americas Program”, una organización de protección a periodistas seria y sin prejuicios políticos.

La CPJ se comunicó con el ministerio y con la FLIP, y por esa razón me llamaron de nuevo desde la Dirección de Derechos Humanos del Ministerio del Interior y de Justicia. La Dra. Paulina Riveros, quien creo que de verdad está interesada en ayudar, no ha podido concretar sus promesas para protegernos.
En Derechos Humanos del Ministerio me mienten respecto al desarrollo de mi caso. Me dicen que los estudios de seguridad de la policía no han llegado –cuando sé perfectamente que han llegado desde hace varias semanas- que hay que esperar a que se reuna el Comité, que están de viaje, que están almorzando, que llame después… en fin…

Debo reconocer, eso sí, que durante el ministerio de Valencia Cossio se me envió a Villavicencio, lugar al que fui ingenuamente. Por fortuna, un querido amigo me alertó sobre la intención de atentar contra mí y mi familia, así que regresé de inmediato a Bogotá.

También, en este gobierno, se me dio un chaleco antibalas que me salvó de un apuñalamiento a plena luz de día en Bogotá. Tenía dos días de estrenado. Ojalá no me obliguen a pagarlo.

Yo entiendo perfectamente que ni la Policía Nacional ni el ministro Vargas, ni el presidente Santos estén ansiosos por proteger mi vida. Al revés.

Qué va a querer protegerme una entidad como la Policía Nacional, a la que le reconozco que aún posee personal honesto y entregado, pero cuyo Director, el general Oscar Naranjo fue desenmascarado por este servidor como un fraude que se montó junto al ministro de Defensa y al presidente Santos, al anunciar mentirosamente que había sido condecorado internacionalmente como el mejor Policía del mundo…?
¿Será qué va a protegerme la Fiscalía general de la Nación, a la que he denunciado como infestada por mafiosos que compran testigos y acusan falsamente a los militares que defienden la patria..?
¿Será que va a defenderme el ministro Vargas Lleras, de quien he solicitado explicación ante las denuncias que han hecho mafiosos diciendo que ellos financiaron su campaña política…?


Mi esposa y mis hijos, objetivos militares de los bandidos de la izquierda


¿Será que va a protegerme la Corte Suprema de Justicia, que he denunciado por sus nexos con narcotraficantes y guerrilleros…?

¿Será que va a protegerme el ministro de Defensa, a quien le he reclamado por su desidia ante las injusticias que se cometen con nuestros héroes militares..?

¿Será que a este gobierno, amangualado con la guerrilla, le va a interesar proteger a quien descubrió que el principal acusador contra los militares por el caso de la Toma del Palacio de Justicia, René Guarín Cortés, que fingía ser un honesto defensor de Derechos Humanos, no era más que un secuestrador, un guerrillero de la misma cuadrilla de quienes asaltaron el Palacio, y que gracias a ese descubrimiento salió del país por temor de ser arrestado por ese delito de secuestro que aún no ha pagado…? ¿Será que me van a proteger cuando, gracias a ese descubrimiento, tuvo que salir de la Fiscalía la prevaricadora Ángela María Buitrago?
¿Será que este gobierno está interesado en proteger a quien descubrió que no existen desaparecidos del Palacio de Justicia sino que los cadáveres están escondidos por la misma Fiscalía General de la Nación..? ¿Será que le interesa protegerme cuando el mismo presidente Santos acude a homenajes a favor de unos desaparecidos que no lo están, al lado del guerrillero Guarín, su anfitrión..?

¿Será que a este gobierno le interesa proteger a quien denunció con más denuedo al general Suárez, al guerrillero amnistiado Carlos Franco y al mismo Juan Manuel Santos por el montaje de los falsos positivos con el cual empezaron a asestar golpes mortales al gloriosos Ejército Nacional..?
¿Será que a este gobierno le interesa proteger a quien denuncia que desde las mismas entrañas del ejército hay traidores que buscan poner tras las rejas a oficiales honestos para quitar del camino la talanquera que protesta por la traición hacia 9 millones de colombianos que se vieron arrinconados cuando Santos anunció que su nuevo mejor amigo es aquel que financia el terrorismo en Colombia…?

¿Será que a este gobierno le interesa proteger a quien denunció que el comandante de las FARC, Cano, fue sacado del Cañón de las Hermosas para protegerlo de las operaciones militares..?

¿Será que a este gobierno le interesa proteger a quien primero lo denunció como el caballo de Troya del socialismo bolivariano en Colombia, y quien publicó que ya la agenda para las conversaciones de paz con las FARC estaba lista y preparada a espaldas del país, traicionándonos…?
No… No soy tan tonto para creer que este gobierno y sus entes de justicia e investigación querrán hacer algo para proteger mi vida y la de mi familia.

Y no lo soy porque hasta el curita Giraldo, célebre por mandar a mejor vida a los destinatarios de sus editoriales, me dedicó uno a mí, colocándome de inmediato como objetivo de las FARC. Ejemplo que siguieron el Colectivo de Abogados Alvear Restrepo y la FIDH, quienes enviaron una carta al presidente Santos acusándonos a Eduardo Mackenzie y a mí de estar en una especia de conspiración terrorista contra los usufructuadores del negocio de las víctimas; carta ante la que protestamos pero que no valió sino una lapidaria respuesta presidencial de que en este gobierno se respetaban por encima de todo a las ONG (sin importarle que la ONG del cura Giraldo está acusada de decenas de asesinatos de líderes negros)
Pero como ciudadano colombiano tengo derecho a que se me proteja. No veo por qué un guerrillero amnistiado, un terrorista sanguinario como Gustavo Petro posea medio centenar de escoltas, armas, autos blindados y más. Y yo, que jamás he sido terrorista ni he planeado asesinar magistrados, ni secuestros ni masacres, merezca apenas insultos de quienes constitucionalmente están obligados a protegerme.

Nunca he sido editorialista a sueldo, ni he figurado en las listas de cocteles de los poderosos ni de dueños de los medios. No conozco el Palacio de Nariño por dentro, ni jamás he recibido tarjetas de navidad de los gobiernos de turno. No tengo deudas con anunciantes en la revista digital que dirijo, ni tampoco nuestros colaboradores han pedido salario que ni yo tengo.

Las paredes de mi casa jamás han escuchado de mis labios frases como “Sí, doctor… sí, presidente; sí, alcalde… lo que ustedes ordenen… Paguen y yo callo…”

Sé que mi independencia de opinión, y la firmeza de mis convicciones me han hecho merecedor de amigos leales en el ejército, en la Policía Nacional y hasta en ciertos sectores del gobierno. Me quieren también varios colombianos, patriotas, personas que me honran con su amistad y que me convencen de que vale la pena hacer lo que hago.

Pero esas mismas razones me han granjeado enemigos poderosísimos que se mueven en la oscuridad para obligarme a torcer mi camino y que, al no lograrlo, no dudan en atentar contra mi vida y la de mi familia.
Hoy, al responder la llamada telefónica que me hicieron desde el Ministerio del Interior y de Justicia adiviné lo que efectivamente me dijeron: Que el estudio del nivel de riesgo que había hecho la Policía Nacional de mí y mi familia, indicaba que un vendedor de zapatos tenía más peligro de ser asesinado que yo.

Por mi familia, por la vida de mis hijos y de mi esposa, es que decido contar esta tragedia. Que todos se enteren de que si algo más me sucede, o algo más le sucede a mis seres queridos, los culpables pueden ubicarlos tanto en los escondites de las guerrillas, como en los edificios gubernamentales de este régimen.
Y, abusando de quienes me aprecian, les solicito que den a conocer este artículo a quienes más puedan, para testimonio de lo que nos suceda.

Por mi parte, lamento tener que decirles a los camaradas del gobierno, del partido y de la guerrilla, que mientras tenga aliento seguiré poniendo al servicio de mi país mis afectos, mi pluma y mi voto.
Al camarada Santos: Gracias por la lápida… Desde que su gobierno no toque a mi familia, la cargaré con gusto.

martes, 7 de junio de 2011

ALBIZU CAMPOS: UNA LUCHA CONTRA EL IMPERIALISMO DEL ATLÁNTICO NORTE

Probablemente uno de los luchadores más obstinados de Latinoamérica, que dio hasta su último aliento por los valores de justicia, honor de la patria, valor, sacrificio y la moral de los pueblos, fue Pedro Albizu Campos. Es mucho lo que se puede decir de aquel gran hombre que hizo tambalear a un imperio, que a pesar de sus estudios y de las “oportunidades” ofrecidas por el imperio, que a pesar de las continuas torturas a su cuerpo, se negó a hacer cualquier concesión y sólo acepto la libertad de Puerto Rico de las garras del país del Norte.

Para entender la labor de Albizu hay que comprender como Estados Unidos se apropio de este territorio de la América española. Puerto Rico seguía siendo para 1898 territorio Español, pero los Norte Americanos en una política de conquista y expansión habían comprado los territorios de Luisiana a Francia, de Alaska a Rusia y desgarrado los territorios de México, violando más del 50% de su integridad territorial, con tristeza hoy observamos territorios con nombres autóctonos de la Patria Grande nuestra en el país consumista y confortista del Norte. Como es lógico el siguiente marco de su expansión serían el resto de las colonias Españolas que se encontraban en el Caribe y en Asia. Aunque se intento comprar dichos territorios, ante la negativa Española surgió la invasión Norteamericana de los territorios latinoamericanos, lideró a la ocupación de estos territorios y a la siempre miserable compensación que nosotros los colombianos también veríamos con Panamá (territorio patrio que recuperaremos –comentario avanti-). La ley Foraker 12 de abril de 1900, estableció que el poder ejecutivo de la colonia portorriqueña sería nombrado por el presidente de los EEUU y confirmado por su senado. La ley Jones establecería, el marco subsiguiente que regula el régimen colonial y provee la organización de un gobierno local bajo esas estructuras coloniales. El gobernador, el Comisionado de Instrucción Pública y el Fiscal General serían nombrados directamente por el presidente de los EEUU.

Vida y Obra

Albizu, como todo gran líder nacionalista, dedico sus estudios a su patria, esto a pesar de haber estudiado en las principales universidades de Estados Unidos de Vermont y Harvard, aprendió derecho y junto a ello tuvo importantes estudios militares que contribuirían a la lucha. Luego de una breve experiencia en el partido unionista, lo abandona luego de que este traicionara la causa separatista y por tanto Albizu se une al partido nacionalista, la consigna era simple “Puerto Rico y las otras Antillas constituyen el campo de batalla entre el imperialismo yanqui y el iberoamericanismo.” Si los yanquis triunfaban en Puerto Rico tendrían una posición geoestratégica clave para conquistar o intervenir en el resto de Latinoamérica, la victoria en Puerto Rico sería por tanto una victoria continental.

Albizu, observaría que todos los partidos de su tierra, de algún modo estaban dando concesiones al país del Norte, y la única medida a tomar por el Partido nacionalista era no participar en los comicios y reclamar la independencia absoluta. Esta sería una posición inquebrantable, el partido nacionalista en un principio no participaría en comicios, pero una vez las condiciones se dieron estos decidieron participar, en las elecciones de 1930, aún así su derrota sería estruendosa, la educación colonial que imponía el lenguaje de los americanos como método de enseñanza había minado las bases más fundamentales del pueblo.

Albizu es detenido en Puerto Rico en 1936 tras decidir derrocar al gobierno americano a toda costa, luego de una serie de actos violentos entre nacionalistas y el gobierno estadounidense, por una serie de huelgas convocadas por Albizu contra las compañías azucareras y el monopolio eléctrico. Los americanos actuaron con mano dura y llevaron a cabo: la masacre de Río Piedras y la Masacre de Ponce, donde la policía, luego de haber dado permiso para una marcha nacionalista en Ponce, arremete contra la multitud dejando veintiún muertos y más de ciento cincuenta heridos.

Una vez regresa a Puerto Rico Albizu lleva a cabo una lucha armada contra el nuevo gobierno de Puerto Rico el cual adopta el estatus de Estado Libre Asociado, cabria preguntarse qué es un Estado Libre Asociado, más que declararse en un Estado sin voz ni voto. La resistencia nacionalista declara la República en Jayuya, la cual es posteriormente bombardeada, la resistencia es pisoteada, y habría masacres contra los nacionalistas portorriqueños. Esta insurgencia llevaría a cabo uno de los actos más recordados mundialmente del movimiento separatista que fue atacar a tiros la Casa Blair y el Congreso Americano.

Albizu es de nuevo encarcelado y liberado poco antes de su muerte en 1965. En prisión los americanos no sólo lo torturaron sino que a su vez llevaron a cabo experimentos radioactivos y de índole experimental en su cuerpo, lo que deterioro su salud gravemente y le hizo llevar en sus últimos días de vida unas condiciones realmente deplorables, por ejemplo todo el lado derecho de su cuerpo que totalmente paralizado.
Esto diría Perón al respecto: “El Partido Nacionalista portorriqueño, liderado por el doctor Pedro Albizu Campos, tenía por entonces a sus principales dirigentes en la cárcel, como consecuencia del frustrado intento revolucionario de octubre de 1950. Dos años después de aplastada la rebelión, Estados Unidos constituyó, por ley del Congreso, a Puerto Rico "Estado libre asociado". Un tiroteo en Blair House y los balazos disparados por Lolita Lebrón conmovieron a toda América y particularmente a los militantes peronistas. Albizu Campos fue sometido a torturas científicas que fueron denunciadas ante la OEA, en diciembre de 1952, por la dirigencia nacionalista en el exilio. En la Argentina, la prensa peronista reflejó con indignación tales formas de represión y sus escritores se sumaron públicamente a la lucha de los portorriqueños.”
No sobra el dar una muestra de los reclamos del Partido Nacionalista, que en conjunción con todo plan básico nacionalista latinoamericano proponía: “Organizara a los obreros para que puedan recabar de los intereses extranjeros invasores la participación de las ganancias a que tienen derecho, asumiendo su dirección inmediata, poniendo hombres de talla, responsabilidad y patriotismo para dirigirlos.”

MVN hace parte de las causas latinoamericanas, de la patria grande, de la gente de nuestra sangre y espíritu, que rechazan la ocupación servil de las Malvinas, de los territorios de la Guyana y de la ocupación americana de Puerto Rico, y por tanto con Albizu concluimos: “El Nacionalismo es la única salvación porque hace renacer en cada uno de nosotros la conciencia de un hombre libre para quien la dignidad humana no tiene precio, y quien no puede concebir por qué no tenga el derecho a regir los destinos de sus hijos o de su patria.” Por tanto en concordancia a este espíritu gritamos; que viva la Patria Grande, que viva el espíritu nuevo de justicia moral y que viva el gran imperio que será Hispanoamérica.

Santiago Iazi

jueves, 2 de junio de 2011

LA GRAN OMISIÓN ¿QUIÉNES NO HAN PERMITIDO LA DEFENSA DE LA NACIÓN?

CONSTITUCION NACIONAL. ARTICULO 217.

“La Nación tendrá para su defensa unas Fuerzas Militares permanentes constituidas por el Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea”



El Consejo de Estado, condenó al Estado a pagar 1.680 millones de pesos a tres militares heridos y a la familia de un soldado muerto en el ataque de las Farc a la base militar de Las Delicias, Putumayo, en 1996, porque, según el presidente del Consejo de Estado, magistrado Mauricio Fajardo, "hay lugar a responsabilizar al Estado, porque no tomó las medidas para prevenir los hechos, no brindó apoyó oportuno a la base a pesar de que ya se conocía el inicio del ataque y, porque el Estado estaba en la obligación de garantizar la seguridad de soldados a su servicio, a quienes no habían preparado para afrontar esta clase de hechos y fueron dejados a merced del ataque subversivo” El fallo agrega que estaban mal armados y que hubo un retardo "injustificado e insuficiente" de apoyo militar, que llegó un día después del ataque "1

En aquellos años de la década de los 90`s, los grupos subversivos, llenos del dinero del narcotráfico, desataron una oleada de ataques terroristas a poblaciones diseminadas a los largo y ancho del territorio nacional, con su alta cuota de muertes y daños materiales a los bienes de la población civil y se dedicaron a realizar secuestros masivos de personas y familias que se desplazan por las carreteras colombianas y que luego colocaban en doble condición de rehén y escudo. Ataques cuyo objetivo era, además de asesinar y amedrentar a los civiles y cobrar millonarias sumas de dinero por su liberación, asaltar las entidades bancarias, robar almacenes y hostigar o asesinar a los escasos policías con que contaban la mayoría de los municipios, porque hay que recordar que en aquellos años se presentaba una situación extrema de omisión en la seguridad nacional, pues cerca de 200 municipios no tenían servicio de seguridad de la policía; pero además, estos actos criminales los realizaban también para preparar atentados terroristas contra el ejército o la policía, cuando éstos se hacían presentes o iban rumbo al sitio, en cualquier camión viejo, como se usaba en aquel tiempo, porque de helicópteros mejor ni hablemos, porque ni siquiera hoy las Brigadas tienen un helicóptero permanente a su servicio y hay una grave carencia de cuadros.

El ejército nacional no contaba, con dotación de medios para cumplir su misión. Claro que tampoco hoy cuenta con los medios necesarios. En los años 80´s y 90´s era frecuente ver soldados en cualquier pueblo con las botas rotas y los uniformes roídos, con alimentación de miserables. Eran épocas muy duras para los soldados colombianos que sin tener equipamiento suficiente y adecuado enfrentaban una guerra de guerrillas comunista y narcoterrorista. Claro, desde antes estábamos en el conflicto armado reconocido reciente en la ley de víctimas, y reconocido también por todos los gobernantes de turno. Reconocido claramente desde Belisario Betancur, pasando por Turbay, Barco, Gaviria, Samper y Pastrana, hasta llegar a Santos. Conflicto reconocido con el único objetivo de abrir negociaciones con los grupos subversivos y darse sus viajecitos al exterior en temporadas solariegas en Tlaxcala, Caracas o Mainz, pero cuyo reconocimiento NUNCA, óigase bien, NUNCA servía para dotar a las FF.MM., como se esperaba que se hiciera, si actuaran en consecuencia los gobernantes. Por el contrario, El Salvador, con un Área de 21.040,79 Km2 (54 veces más pequeño que Col.), que es la mitad de la denominada zona de “distensión” en el Caguán, las FFMM, en su conflicto contaron con cien helicópteros para enfrentar a los grupos subversivos. Los invito a que revisen cuantos puntos del PIB se destinaban a la defensa nacional en las décadas de los 80´s y 90´s, y comparen con los demás países latinoamericanos, sin guerras, y entenderán la gravedad de esta omisión.

A lo anterior se debe sumar la escandalosa cifra de secuestros con fines económicos --cerca de 3.000-- en el año 1993. Eran épocas nefandas en la que para las decenas de niños, mujeres, jóvenes y ancianos, que perdían sus piernas o brazos por acción de las "minas quiebrapatas", colocadas por la subversión en los campos colombianos, el Estado no adelantaba ningún plan de rehabilitación físico y socio-económico.

En los años 1990-1993, la entonces llamada Coordinadora Guerrillera dinamitó los oleoductos 445 veces, produciendo además de las millonarias cifras de pérdidas económicas para el país, el inmenso daño ecológico, puesto que el petróleo regado contamina quebradas, fuentes de aguas y ríos, terrenos cultivados que se vuelven estériles, la muerte de millones de especies animales y vegetales y, como consecuencia inmediata, la ruina de miles de familias campesinas que vivían en las zonas contaminadas, debido al daño irreversible para el ecosistema.

En ese lapso de tres años, la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar realizó 1.352 actos terroristas indiscriminados y cometió 1.560 asesinatos de civiles denunciados a la justicia, cifra que se debe incrementar en no menos de 80%, pues muchos crímenes fueron reportados como realizados por la "delincuencia común", gracias a que en las zonas persistía la presencia criminal de la guerrilla y ocurrían intimidaciones a los familiares, esto sumado a la no credibilidad en el castigo para los autores. La impunidad en la justicia ordinaria, ha sido la mejor promotora de que estos crimines no se denuncien plenamente, suscitando actos de justicia por mano propia. Fue la década de las “pescas milagrosas” como los medios llamaban socarronamente a los secuestros en masa que realizaban las guerrillas en cualquier carretera.

Eran tiempos tan desoladores, que nuestras denuncias ante la Comisión Interamericana de derechos humanos produjo que la Comisión le reclamara explicaciones al gobierno de Colombia sobre la manera como atendía “el grave problema que afecta este vasto sector de la población colombiana, injustamente agredido por los diversos grupos guerrilleros que operan en el país.” ( informe CIDH de 1994) Nuca conocimos la respuesta.

Aún los salones del capitolio nacional se conmueven con las voces reclamantes y de alerta de los Generales Landazábal, Bedoya, Bonnet, Tapias y Mora, entre otros, quienes, ante una asombrosa soledad de media noche, reclamaban que el congreso dotara a las FFMM para cumplir su misión constitucional. Esas intervenciones son plena prueba de que el ejercito sí ha reclamado desde hace mas de 20 años al congreso nacional, para que éste órgano del estado cumpla con el art 217 de la carta y dote suficientemente a las FFMM, para que la nación tenga quien la defienda como lo ordena la Constitución nacional. Ahí están las grabaciones para prueba de esto. Allí están los responsables frente al fallo del Consejo de estado.

Para 1996, el ejército sostenía la democracia, pese a soportar una guerra desequilibrada en los medios logísticos y jurídicos, sin apoyo de la clase política; guerra prolongada y agotadora física y moralmente, máxime cuando con tan bajos recursos derrotaron en los 80´s, una y otra vez, a una u otra guerrilla comunista, a quienes en poco tiempo los gobiernos o los jueces les concedían indultos, amnistías y libertades, con lo cual cientos de ellos y volvían a sus andanzas criminales, en una perfecta combinación de todas las formas de lucha.

Recordemos que para 1995 las guerrillas comunistas recaudaban más de 247 millones de dólares en secuestros y más de 700 millones de dólares en extorsiones a empresas y en asaltos recogía más de 265 millones de dólares y por concepto de narcotráfico la suma de US$2.800 millones.2 El estado pagó varias veces más por la cabeza de Pablo Escobar, que lo que destinaba para labores de inteligencia militar.

Pues bien, así las cosas, es necesario ponerlas en su sitio, para decirnos la verdad y no seguir tapando una grave omisión del Estado, que no del ejercito, por no ser el ordenador del gasto, en la prestación del servicio de seguridad de los colombianos, a la que acostumbraron a aceptar, en silencio, a las FFMM, tal vez por aquello de la no deliberación, tan conveniente en estos casos. “Cumplan con lo que tengan” les decían.
Por una errónea interpretación de patriotismo, sectores de las FFMM, se creen responsables del abandono en que han operado ellos y sus soldados y no ven en este fallo del Consejo de estado la oportunidad única para abrir un debate que no se ha dado. Eso es aflictivo. Y más cuando sé que comprenden que esta agresión comunista, llamada conflicto armado, ha tenido una parte soterrada trabajando en favor de los brazos armados comunistas y que esa colaboración subversiva ha consistido precisamente en esto: en mantener sin dotación a las FFMM para ganar la guerra, ni para garantizar la seguridad de todos los colombianos. Es decir, han obstaculizado y no han permitido la dotación presupuestal, ni el marco legal necesario, para que las FFMM garanticen la vida de los colombianos y la de sus propios hombres. Por el contrario, ha sido difícil y doloroso, para ellos, para las FFMM, entender que siendo partes del estado, no son, pese a tener las armas, una parte determinante en la toma de decisiones y por el contrario, las otras ramas del poder actúan en su contra, generándole otro flanco en esta guerra irregular, que busca primero acabar con la institución castrense y luego someter al yugo dictatorial al pueblo.

Los soldados y policías, siendo humanos y por consiguiente personas, les es inherente el derecho a la vida, y toda forma injusta y arbitraria, como los actos subversivos, atentan contra esa disposición de los Derechos humanos. Pero además, el estado debe, al menos, minimizar el riesgo de la vida de los miembros de la fuerza pública cuando se encuentren en cumplimiento de misión constitucional. Es cierto que juran dar la vida en defensa de la vida, honra y bienes de sus semejantes, lo que no significa que el estado entienda que se han desprendido del derecho a vivir, ni de la obligación estatal de proveer lo necesario para garantizarles sus derechos. Lo menos que pide un soldado es morir en combate, pero no en combates que de entrada se encuentre en desmedida desventaja o en el trayecto hacia el sitio, víctima de una cobarde carga explosiva del enemigo.3

Mucha razón se encuentra contenida en el fallo. Desde la década pasada, muchos denunciamos el doloso abandono presupuestal en que postraron a las FFMM los gobernantes de turno, en concierto con los Congresistas, de turno. Esta situación la soportaron las FFMM con paciencia, hasta que se disparó el negocio del narcotráfico y las guerrillas entraron completamente a llenar sus arcas participando en alianzas con distintos capos y carteles o creando su propio cartel, a finales de los años 70´s, en especial en la década de los años 80´s. Esta situación desequilibró la balanza presupuestal de la guerra. Unas guerrillas multimillonarias y un ejército empobrecido y humillado por la clase política en el Congreso, con el visto bueno de los presidentes de turno. Mientras las Farc y demás grupos subversivos comunistas, gracias al narcotráfico, multiplicaron consecutivamente sus frentes de guerra, en la década de los 80´s, el ejército nacional comienza a mostrar sus pobrezas y sus miserias para responderles a los colombianos en la seguridad nacional. Miseria económica solo soportada y de qué manera, con el sacrificio heroico de nuestro ejército, que pese a la omisión de los determinadores del gasto, no escatimaron su sangre ofrendando sus vidas en el altar del honor militar, bajo las miradas cómplices y displicentes de una clase política y unos gobernantes, a los que el fallo del Consejo de Estado llama a responder históricamente y a pagar con sus dineros, en muchos mal habidos. Esta omisión cometida por los ordenadores del gasto, fue en contra del ejército nacional, pero mucho mas fue contra el mismo pueblo colombiano, quien quedó expósito y fue victimizado por décadas a manos de los grupos guerrilleros. Y ahora los verdaderos responsables de que el ejército nacional no haya sido suficientemente dotado para cumplir su misión constitucional, quieren desconocer que en esta gran omisión se incubó el motivo de la génesis de las autodefensas y su transformación posterior, contaminada de narcotráfico también.

Bienvenido el fallo para abrir este debate, que no habían tolerado abrir nunca, y que permitirá levantar la verdadera memoria histórica del conflicto colombiano y develar de una vez por todas, los verdaderos autores del debilitamiento militar del ejército, favoreciendo el fortalecimiento y consolidación de bastas zonas del territorio nacional a manos de las guerrillas, generando de paso, por fuerza de la necesidad, el nacimiento de las autodefensas campesinas. Tras esa iliquidez en número de hombres y de medios, en que postraron al ejército nacional, quienes tenían y tienen la orden constitucional de dotarlo, para que sea garante de los colombianos, se encuentra la razón principalísima del desastre nacional en seguridad y el fortalecimiento de las estructuras terroristas en nuestro país.

El fallo ordena investigar a los comandantes militares de la época de las Delicias, lo que es una injusticia, pero que indefectiblemente forzará para que ahora, separados de temores, porque no se encuentran en servicio activo, se expresen libremente y develen con honestidad, valor y criterio ante la historia, esta realidad y sean llamados y vinculados a la investigación, quienes resulten señalados por ellos en sus declaraciones, porque sobre los gobernantes y partidos políticos, siempre ha recaído la función constitucional de haber dotado eficientemente, como lo reclama el fallo, a las FFMM. Desde ahora emplazo a los presidentes desde 1980 como Comandantes Supremos de las FFMM, a los partidos políticos y a los congresistas desde entonces, para que respondan por esta grave omisión que ha destapado el fallo del Consejo de estado. Ellos son los únicos responsables de esta estrategia prosubversiva, que por más de 20 años paralizó al ejército nacional y victimizó al pueblo colombiano a manos de los grupos comunistas armados. Ellos generaron el ambiente propicio para la actividad subversiva en los campos colombianos. Ellos deben reparar a las víctimas de la guerrilla en Colombia.





1. El Colombiano,1-06-2011

2. La Prensa, abril 2 de 1985, pág. 22

3. Un país sin derechos, Fernando Vargas, Librería Lerner